GCP

miércoles, 18 de abril de 2012

EL REPARTO AGRARIO, UN FRACASO EN MÉXICO: DUEÑAS LLERENAS


El presidente de la Comisión de Agricultura y Ganadería, Jesús Dueñas Llerenas, señaló que el reparto agrario fue un fracaso en México, pues provocó la distribución de la pobreza y no de la riqueza en el campo.
En una reunión de este órgano legislativo con el titular de la Comisión Agraria del Congreso de Perú, José León Rivera, el senador panista manifestó que dicha política promovió el minifundio y el cultivo de autoconsumo, “sin mecanismos para que los campesinos accedieran a tecnología, elevaran su producción y abarataran costos”.
Refirió que la unidad económica en el medio rural debe ser de al menos 20 hectáreas de riego para que una familia pueda vivir adecuadamente, pero se repartieron extensiones de tierra de menos de 10 hectáreas.
En este sentido, dijo, “han fracasado las uniones de ejidos, las cooperativas y nos encontramos con mucha infraestructura abandonada en el medio rural mexicano donde se perdieron muchos recursos”.
En el encuentro, los legisladores intercambiaron puntos de vista sobre  la modernización y tecnificación del campo, su competitividad y los problemas sociales que se observan en el sector a nivel regional.
León Rivera destacó que países como México y Perú “han sido tocados por la modernidad en el sector agrario”, pero también se ha profundizado la concentración de tierras y la pobreza extrema en el campo.
Dijo que el aumento en la demanda de alimentos y biocombustibles ocasionó que países ricos compren grandes extensiones de tierra para cultivo en las naciones pobres o en vías de desarrollo.
La falta de regulación en la compra de terrenos y la distorsión de la economía del libre mercado, advirtió, “está produciendo una especie de concentración de las mejores tierras”, así como de poder político, económico y social en la región.
A su vez, el senador priista Fernando Baeza Meléndez reconoció que “uno de los excesos que se cometieron en el reparto agrario fue el reparto indiscriminado de la tierra, que generó el minifundio y la creación de unidades que sólo satisfacían el autoconsumo”.
Por eso, explicó, en la administración del presidente Carlos Salinas se reformó la Constitución para flexibilizar la formas de tenencia de la tierra, permitir asociaciones de carácter social y privado” y poner fin a una política indiscriminada “que nos habían conducido a excesos de repartir la tierra ni siquiera por hectáreas sino por surcos”.
En su turno, el senador de Acción Nacional, Javier Castelo Parada recordó que en nuestro país la mayor superficie cultivada en productos básicos como el maíz es de autoconsumo.
Reveló que en este sentido la secretaría de la Reforma Agraria impulsa un programa para abrir la inversión privada en los terrenos ejidales, a fin otorgarle certidumbre y seguridad a los inversionistas.
A la reunión también asistieron las senadoras Lázara Nelly González Aguilar, del PAN, y Xóchitl Díaz Méndez, del PRD, así como el senador Alfredo Rodríguez y Pacheco, del PRI.